27 de noviembre de 2022

Tras cuatro años de mandato, Mariano Scaglia deja la presidencia de Atl. Sastre

Tras cuatro años de mandato, Mariano Scaglia deja la presidencia de Atl. Sastre

Este lunes 25 de octubre la institución académica renovará parte de la Comisión Directiva. La novedad será la salida de quien hoy está al frente de la entidad luego de dos gestiones consecutivas.

El próximo lunes 25 se llevará a cabo una nueva Asamblea General en el Club Atlético Sastre. Y, entre otras cosas, se renovará parcialmente la Comisión Directiva, cambiando los principales cargos de la institución. Lo que comenzó como un rumor, finalmente se terminó de confirmar. Luego de 4 años al frente de la presidencia, Mariano Scaglia anunció que no continuará al frente del establecimiento deportivo. En diálogo con Maldito Despertador – programa que se emite de lunes a viernes de 9 a 12 por Radio Cronos FM 107.1 – aclaró que continuará ligado al grupo de trabajo e hizo un balance de la gestión. “Buscamos que los espacios más importantes los ocupen personas jóvenes que están en el deporte, que tienen presencia en las instalaciones. Ellos son el futuro y de a poco tienen que comenzar a formarse”, explicó.

Después de cuatro años al frente de la presidencia, Scaglia anunció que dejará el lugar para darle espacio a quienes vienen de abajo. Entre otras cosas fue, ni más ni menos, que la persona que ocupó el máximo cargo en 2019, año en que Atlético Sastre cumplió sus 100 años de vida.

– Después de dos gestiones al frente de la institución vas a dejar el cargo…

– Lo venimos hablando hace un tiempo con la Comisión Directiva. Yo propuse una renovación. Hace dos mandatos que estoy y fueron pocas las personas que estuvieron 4 años. Creía que desde lo personal y lo institucional lo mejor era un cambio. Si bien me incentivaban para que continúe dos años más, por cuestiones personales y sobre todo institucionales, voy a dar un paso al costado. Voy a seguir en la Comisión, trabajando y acompañando, pero no voy a ser más el presidente.

– ¿Qué lugar vas a ocupar en el futuro dentro del Club?

– Hace 10 años que estoy en la Comisión. Desde 2011, momento en que ingresé, fui vocal, secretario, vicepresidente y presidente. Ahora voy a volver a ser vocal. Pero más allá de eso nunca me importó el cargo. Siempre estuve involucrado y trabajando desde cualquier lugar. Voy a seguir traccionando para que la institución sea mejor cada día.

Buscamos una renovación generacional. Que los cargos más importantes los ocupe gente más joven que está en el deporte, que está todo el día en el club. Porque son el futuro y de a poco tienen que comenzar a formarse. Yo cuando ingresé tenía 38 años, entonces estamos buscando eso mismo, que personas de 40 años tomen los espacios importantes.

Este año y medio de pandemia fue muy estresante porque hubo que abrir y cerrar el club, aislar personal, deportistas. Entonces eso lleva un desgaste. A pesar de todo, voy a seguir trabajando. Soy un convencido que si el club nos dio tanto, se lo tenemos que devolver. Cuando era chico había directivos que se desvivían por la institución, laburando gratis y dejando muchas cosas de lado. Entonces pienso que debemos seguir con ese legado.

Esto es una cadena donde todos nos involucramos sin ningún resarcimiento económico, lo hacemos por amor. Hacemos lo mismo que hacían esas personas. En 102 años pasó muchísima gente por el club. Hoy hay unas 300 que trabajan gratuitamente en comisiones directivas, sub-comisiones y padres de deportistas. Es el recurso humano del Club Atlético Sastre y no lo debemos perder.

– Al margen de la pandemia, ¿es muy desgastante el rol de presidente de la institución? Porque si algo destacan los socios de vos es la presencia constante que tenes en el club.

– Eso depende de cómo se lo tome cada uno. Cuando llegué a la Comisión me fue un año para acomodarme y entender las cosas. Cuando uno ocupa un lugar como este, empieza a dejar de pensar al club como tal. Lo ve como una institución con 20 disciplinas, una Mutual que funciona como un banco en la ciudad, un servicio de sepelio y servicios sociales. El club para Sastre es una empresa importante. Generamos trabajo para unas 70 familias entre empleados, profesores, enfermeras.

A su vez, las obras que hacemos son con mano de obra local y la compra de materiales se realiza en la localidad. Se genera mucho movimiento económico. Para el Bingo anual que impulsamos, desde los electrodomésticos hasta las motos y el auto se adquieren en Sastre. Hoy existen 1.000 tarjetas de créditos de la Mutual que son utilizadas por nuestros socios en comercios locales.

Y todo eso genera una responsabilidad. Como directivos, estamos manejando dinero que no es nuestro. Entonces tenemos que ser transparentes y confiables. Es una presión grande. El paso del tiempo te va desgastando porque uno empieza a dejar la familia y el trabajo de lado. Hay que viajar a reuniones.

Y por otro lado, cuando uno ingresa hay personas que va perdiendo. En este cargo, a veces hay que tomar decisiones que no son simpáticas, pero uno lo hace creyendo que es lo mejor para el club.

Lo que logramos en esta última década es gigante. Se ve y se palpa por los 3.000 socios que concurren diariamente a la institución.

– ¿Se fue dando un recambio generacional en estos últimos 10 años?

– Si, existe y se va a observar el lunes en la Asamblea. Más allá que se presentará una única lista oficialista, de hecho en toda la historia del Club nunca hubo elecciones porque no se presentó alguna oposición, se va a notar que los principales cargos son de las nuevas generaciones y los van a ocupar chicos abocados al deporte, que quieren crecer en la institución y tienen un fuerte vínculo con estos colores.

Cuando asumí mi segundo mandato aclare que no iba a buscar el tercero. Dije que esperaba que la persona que me suceda nunca haya sido presidente. Y eso va a suceder.

– ¿Cuál es la satisfacción más grande de tu gestión?

– En lo deportivo logramos salir campeones 3 veces en fútbol, siendo bicampeones en el año del Centenario. Lo mismo repetimos en vóley masculino, cuando en 2019 levantamos dos copas. Y también, durante mi presidencia, obtuvimos un campeonato en básquet y futsal. Creo que son logros deportivos importes. No sé si algún presidente pudo salir campeón en todas las disciplinas que tienen primera división.

Desde lo institucional, puedo decir que agregamos más servicios a los socios. Hoy hay enfermería y préstamos ortopédicos gratuitos. Agrandamos el sepelio. Hicimos una fiesta muy importante como fue la del Centenario. Hicimos una obra histórica como el libro de los 100 años, fueron dos años de trabajo bajo la producción de Javier Banchio y la escritura de Ricardo Biotti.

Actualmente logramos conectar agua, gas y cloacas en todas las instalaciones. Son cosas importantes, trabajos que no se ven y mejoran la calidad de vida a los socios. La satisfacción en lo deportivo fue lograr lo máximo. Y en lo institucional tenemos un club prolijo, seguro, cómodo para las sub-comisiones. Estamos presentes en cada uno de las actividades.

Asimismo, mejoramos la Mutual. Escrituramos el edificio Club Plaza, donde hoy sus dueños tienen escrituras. Actualmente el club está saneado. Levantamos una hipoteca que pesaba sobre la institución. Hemos logrado todo esto a base de sacrificio y vocación.

– Respecto a obras, ¿hacia dónde va el club?

– Estamos intentando armar un albergue no sólo para que lo puedan utilizar los deportistas que lleguen como refuerzos, sino para que lo usen todas las instituciones de la ciudad. Es algo que hace falta en la localidad. Ya tenemos vestuarios, baños y el lugar para hacerlo. Presentamos el proyecto en el Programa Incluir en el gobierno de la provincia para que nos otorguen los fondos y avanzar con esa obra.

Otra cosa es la refacción del escenario de la pista exterior. Es algo que deberíamos convertirlo en un SUM porque lo estamos necesitando. O bien mover el gimnasio de musculación a ese lugar y agrandar la sede. Es un lindo problema porque las sub-comisiones nos demandan espacios para realizar las prácticas, porque si bien hoy la institución es muy amplia y tiene 14 hectáreas, siempre falta lugar.

Y otra de las cosas que estamos analizando es qué vamos a hacer con el edificio frente a Plaza Independencia, porque construimos un nuevo depósito en la sala velatoria y nos va a quedar ese inmueble desocupado. La idea es trasladar la Mutual a ese espacio, porque hoy no tenemos un lugar propio.

fuente: bumerangnews.com